Dolor neuropático – Medicina Regenerativa
entrada sobre dolor neuropático
dolor crónico, dolor neuropático, receptores sensoriales, proloterapia, fototerapia LED
18291
post-template-default,single,single-post,postid-18291,single-format-standard,bridge-core-2.5.7,cookies-not-set,unselectable,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_popup_menu_push_text_right,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-24.2,qode-theme-bridge,qode_advanced_footer_responsive_1000,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.2,vc_responsive
 
cerebro-dolor-1100x663

Dolor neuropático

Dolor neuropático

La disfunción de fibras tanto mielínicas de tipo A-β y A- δ) y amilenícas de tipo C, hace que el paciente perciba este dolor de la misma manera que el originado por descargas eléctricas o quemaduras. Este estímulo doloroso es producto de una alteración en la forma en que se transmite y organiza la información hacia el sistema nervioso central: corteza cerebral, tálamo y médula espinal.

Esto hace que la sensación de dolor se perciba en las regiones distales de las extremidades tanto superiores (antebrazo y mano), como inferiores (pie y pierna). Si la afección nerviosa afecta los ganglios la percepción se extiende a todo el miembro, o hasta el tronco.

Estos mensajes se originan en todos los receptores sensoriales del cuerpo: termoreceptores (receptores de temperatura), mecanoreceptores (receptores de presión), quimioreceptores (receptores de mensajeros químicos); estos receptores se localizan en piel, facia muscular, músculos, articulaciones, huesos.

Esta disfunción es causada por diversas patologías entre ellas diabetes, VIH, lepra, lesiones de nervios periféricos por traumatismos o cirugías, secuelas de infecciones virales como el herpes, neuralgias, enfermedades neurodegenerativas, accidentes vasculares cerebrales.

Por lo que es de suma importancia la adecuada valoración mediante una historia clínica orientada, para diferenciar este dolor del nociceptivo. Existe un cuestionario de suo internacional que ayuda en la semiología clínica, frecuencia, exacerbaciones, tipo, intensidad, etc. Es de suma importancia establecer zonas con hipo o hiperalgesia, tumescencia (adormecimiento) o parestesias (hormigueo).

 

descargas cerebrales-1100x619

Es sabido que más del 50 % de los pacientes que sufren un cuadro grave de alguna enfermedad que afecte al sistema nervioso central deja una alta incidencia de dolor neuropático.

La cronicidad del dolor neuropático da como resultado alteraciones en la psique del paciente: depresión, ansiedad, alteraciones del sueño, factores que dificultan la eficacia en el tratamiento.

El tratamiento debe considerar el uso de inhibidores de la recapturación de serotonina, antidepresivos tricíclicos y algunos anti convulsivos, estos últimos disminuyen la sensibilidad central a los estímulos ascendentes. Ya que el uso de analgésicos exclusivamente da pobres resultados.

Como alternativa existe la proloterapia, fototerapia LED, que en muchos casos, dependiendo del origen del dolor, tiene excelentes resultados, llegando a disminuir el dolor en un 80 %.



error: Contenido protegido!!